Estructura interna moluscos II

Morfología interna de la almeja japónica

En la anatomía interna, este bivalvo también tiene rasgos distintivos respecto a otras almejas: los sifones están unidos las tres cuartas partes de su longitud desde la zona interna. El sifón inhalante tiene en el extremo tres hileras de tentáculos, y es el que ingiere el agua y el alimento. Los sifones tienen forma tubular y son retráctiles pues se estiran y encogen. Como ya indicamos en otros bivalvos, realizan la función de filtración. Mientras el molusco se va alimentando. Cuanta mayor sea la concentración de alimento en el agua más crece el animal.

Del sistema muscular, aparte del pie, destacan los músculos aductores, anterior y posterior, que están insertos en las valvas, y son los que cierran o abren las mismas.

El manto que cubre las branquias y el aparato digestivo tiene una superficie rugosa, a diferencia de otras almejas que es liso.

Su carne es de buena calidad, comestible, aunque ligeramente más dura que la de otras especies.

Morfología interna del berberecho

Respecto a su biología es un animal filtrador. Como las almejas, el berberecho se alimenta de plancton mediante la filtración de los sifones. Y éstos además, son pequeños, en relación con los de otros moluscos. Lo que determina la profundidad a la que puede enterrarse en el fondo marino, hasta unos 5 o 10 cm.

Por otro lado, atendiendo a su reproducción, cabe destacar que es un molusco unisexual, es decir, hay individuos macho e individuos hembra. Las hembras colocan en el agua una gran cantidad de huevos, principalmente en mayo y en junio, a su vez, los machos ponen sus huevos. Y éstos son fecundados en el agua. Es lo que se denomina fecundación externa. También tiene lugar la puesta a lo largo del año, pero en menor medida. De igual manera y como sucede con las almejas, las crías son larvas pelágicas que flotan en el agua, y al cabo de unos diez o quince días caen al fondo marino para dar comienzo su vida sésil.

Deja un comentario