Estructura interna moluscos I

Morfología interna de la almeja babosa

Uno de los rasgos que caracteriza a la almeja babosa respecto a su morfología interna son los sifones, por medio de los cuales respira y se alimenta, están enteramente unidos. El sifón inhalante tiene una doble fila de tentáculos. Las branquias están situadas encima del manto y son su sistema respiratorio y digestivo, respiran y comen por filtración. en ello participa el sifón inhalante por el cual penetra agua marina.

Otro aspecto a indicar es que los sifones son cortos. Peculiaridad que obliga a esta almeja a enterrarse a menos profundidad para poder recibir más agua.

Las branquias son su sistema respiratorio y digestivo, y están situadas encima del manto. Las almejas respiran y comen por filtración, en ello participa el sifón inhalante por el cual penetra agua marina.

En su sistema muscular cabe resaltar el pie, que lo emplea para desplazarse en el fondo marino que suele ser un suelo blando arenoso, y también para enterrarse en él.

Morfología interna de la almeja rubia

Como otras almejas, son organismos semimóviles. Recordemos que todas poseen un pie muscular que les permite moverse por el fondo marino y también enterrarse en el sedimento.

En relación a su cuerpo interno, está compuesto fundamentalmente por el aparato respiratorio, el aparato digestivo, el aparato muscular y el reproductor.

El manto recubre la mayor parte del cuerpo de este molusco,, y tiene dos aberturas, una para el pie y otra para los sifones. Las branquias quedan al descubierto del manto y son dos láminas en forma de filamentos mediante las cuales respira.

Morfología interna de la almeja blanca

Respecto a su sistema muscular, predomina el pie, que como ya indicamos, lo utiliza para desplazarse mediante movimientos de estiramiento y contracción. El pie es su principal músculo, mediante el cual se entierra en el fondo marino a través de la arena para desplazarse. Esta peculiaridad de asentamiento de los moluscos, estático o de movimiento, se combina perfectamente con la forma de comer, realizada por filtración, absorbiendo el plancton que está suspendido en el agua mediante los dos sifones, con los que come, respira y excreta.